Amigas, para profundizar un poco más en la técnica del Reiki de la que ya os he hablado en otras ocasiones, hoy os quiero hablar de los simbolos Reiki.

Estos simbolos Reiki son considerados sagrados y, al igual que la técnica, provienen del hinduismo. Tradicionalmente se han mantenido en secreto para el público, pero esto lo único que ha provocado es que aparezcan significados y prácticas erróneas en cuanto al significado y poder de los símbolos.

Por eso, al igual que otros muchos, creo que es bueno compartir con vosotras el significado correcto de estos símbolos, lo que representan y los atributos que poseen. El Reiki no está disponible solo para unos pocos elegidos; todos podemos aprender de esta práctica para que, posteriormente, la realicemos juntas.

En total, hay cinco simbolos Reiki. Existen otros símbolos que han comenzado a utilizarse y que también tienen valor, pero no son parte del sistema tradicional.

Los simbolos Reiki son la forma de acceder a la fuente de energía, permitiendo que la persona que lo está practicando experimente esa energía, la filtre y la transmita a otras personas. Este proceso se puede activar de muchas formas, por ejemplo dibujando el símbolo con las manos, visualizándolos o pronunciando su nombre (en voz alta o mentalmente). Lo importante no es el método, sino la intención al utilizar el símbolo y transmitir la energía, para que todo fluya con fuerza.

El primer símbolo es el Cho Ku Rei y se utiliza para concentrar la energía en una zona o punto muy concretos. Significa “Que todo el poder del Universo esté aquí”.

El segundo es el Shei Hei Ki y su significado general es el de la unión entre el Universo y el hombre. Es la clave para liberar los bloqueos emocionales y físicos, aunque también ayuda a curar adicciones.

El tercero es el Hon Sha Ze Sho Nen, cuyo significado hace referencia a la inexistencia de límites de tiempo y espacio. Es muy apropiado para las sanaciones a distancia, porque permite que todo el potencial de la energía llegue al receptor.

El cuarto es el Dai Ko Myo. Es uno de los símbolos más poderosos porque es el que conecta en profundidad con el corazón. Cuando se utiliza, se llega directamente a la raíz de la enfermedad y no solo la alivia, sino que modifica de forma positiva la base real (física o emocional) de la molestia.

Y el quinto es el Raku. Este es el rayo de luz que nos ilumina al despertar, es el que establece la conexión de la energía contigo. No es un símbolo de sanación, pero es necesario para poder activar el flujo de energía entre el sanador y tú.

Espero que el Reiki os resulte tan fascinante como a mí. Estoy deseando que os pongáis en contacto conmigo y que me contéis vuestras preocupaciones para que podamos comenzar a trabajar con esta técnica. ¡Quiero enviaros toda mi energía positiva para que vuestras vidas mejoren lo máximo posible!

 

Artículo de Consultabuenavidente.es