¡Hola queridas! Hoy continuamos hablando sobre la práctica del Reiki. Concretamente, os voy a hablar sobre el Reiki a distancia.

Para las más escépticas, he de deciros que es un método que funciona tanto como el resto técnicas sanadoras de las que hemos hablado anteriormente. La única diferencia es que, en esta, tenemos que poner todas nuestras ganas para que la energía se envíe en todo su potencial. No obstante, los efectos, sensaciones y beneficios son los mismos que en una sesión presencial.

Existen numerosas formas y ejemplos de transmisión de energía a distancia, como cuando pensamos en un ser querido y le deseamos que le vaya bien o le enviamos nuestro amor. Aunque no sea de forma plena, cuando se le envía amor o energía positiva a una persona, ésta suele llegar a sentirse mejor, porque todo llega.

Un practicante de Reiki experimentado puede realizar una sesión a distancia de una forma muy sencilla y efectiva. Os cuento lo imprescindible para mis sesiones de Reiki a distancia:

El permiso, pues siempre pregunto si estáis dispuestas a realizar la sesión y debo percibir que estáis de forma externa y también externa, a través de una visualización previa de vuestra situación en ese momento.

Y la técnica; para enviar la energía, comienzo la sesión utilizando el símbolo de Hon Sha Ze Sho Nen, fundamental en la práctica a distancia. Además, es de gran ayuda que cuando os pongáis en contacto conmigo para una sesión de Reiki a distancia, intentéis estar relajadas, en un lugar tranquilo y, si podéis, acondicionado con velas blancas e incienso, como el Incienso Spiritual Guide. Al terminar la sesión, también podéis acondicionar la estancia con un poco de Incienso Romero, ideal después de haber hecho una limpieza personal.

Recuerdo que te estoy esperando. Espero impaciente vuestras llamadas para que pongamos en práctica esta técnica maravillosa y podamos resolver vuestros malestares a través de toda nuestra energía positiva.

Articulo de consultabuenavidente.es