La ouija consiste en una forma de contacto con el más allá a través de una plataforma. Es una forma de comunicación.

El nombre viene de una mezcla de dos afirmaciones “oui” (si) y “ja” (si). Es decir, el nombre supone una afirmación rotunda, el doble sí. La ouija es un tablero en el que aparecen todos los caracteres del alfabeto, los números del 0 al 9, un “Sí”, un “No”, y un “Adiós”.

Además, necesitamos algo que se desplace sobre el tablero y a través de lo cual podamos establecer este contacto. Éste objeto puede ser un vaso, una moneda, o un marcador específico para ouija.

A priori parece algo simple, contamos con un marcador que nos desplaza a través de un tablero para darnos respuestas, pero la ouija entraña mucho más.

En muchos países la ouija no es muy conocida ni empleada, pero sí que se realiza el “juego de la copa” que es muy similar. Este juego reemplaza el tablero de la ouija por una mesa con papeles recortados en los que aparecen las letras del alfabeto y los números. La copa se desplaza hasta ellos para dar respuestas a las dudas planteadas. El juego del péndulo también es muy conocido y similar, siendo un péndulo lo que en este caso te da las respuestas a tus preguntas.

Jugar a la ouija” como comúnmente suele decirse, puede suponer una acción peligrosa si no se desarrolla con alguien que tenga un conocimiento pleno sobre el tema. Parece algo sencillo, pero debemos recordar que estamos tratando con energía, interactuando, intercambiando sensaciones, y es muy importante entregarse a esta acción para conseguir los resultados deseados. Por ello la presencia de un profesional determinará el resultado de la sesión. Aunque sea frecuente el uso de la expresión “jugar a la ouija”, esto no es un juego. Es una conexión en la que la energía toma un papel muy importante y a la que no hay que restarle valor.

Para usar la ouija es necesario estar en calma, con seguridad y confianza. Conocer lo que se va a preguntar, que exista conexión entre todos los presentes, y algunos aspectos más que os contaremos más adelante.

Fuente: videntedenacimiento.net