Queridas amigas, ahora me gustaría hablaros de los beneficios del Feng Shui y, concretamente, del Feng Shui para el amor.

Como ya sabréis, el Feng shui es el antiguo arte o sistema para ocupar un espacio de forma consciente y armónica. Esto nos sirve para eliminar la densidad o carga negativa que puedan adquirir los espacios de nuestro hogar. Este sistema siempre se puede utilizar, sobre todo en períodos de cambio, a la hora de cerrar un ciclo vital o para impulsar nuevos proyectos.

En el paso del invierno a la primavera se experimenta un cambio de ciclo. Durante esta época es común limpiar y guardar todos aquellos elementos de la temporada invernal que no se van a necesitar hasta el próximo año, tales como mantas, alfombras, cortinas… Este momento de cambio es idóneo para realizar una renovación energética del hogar con la ayuda del Feng Shui. Además, me gustaría centrarme aquí en el Feng Shui para el amor, puesto que esta estación primaveral favorece mucho a las parejas y puede que algunas necesitéis una pequeña ayudita para que el amor fluya correctamente en vuestro entorno.

Así que ya sea para mejorar vuestras relaciones familiares, devolver la pasión a vuestra pareja o encontrar una, estos trucos de Feng Shui os darán resultados garantizados:

En primer lugar, para hacer florecer o fortalecer el amor, la comunicación debe fluir. Por eso, lo primero que tenéis que hacer es intentar colocar los muebles (sobre todo los asientos) de manera que siempre te permitan hablar cara a cara con la otra persona. Con los muebles cercanos unos de otros se promueven las conversaciones.

En segundo lugar, es un buen truco decorar a pares. Debéis buscar la forma de incorporar dos piezas de cada elemento decorativo para que la energía se multiplique por dos y tú misma demuestres que quieres compartir todo con otra persona.

A esto podríamos añadirle el truco de dejar espacio para que la otra persona coloque sus cosas. Si nos apoderamos del otro espacio crearemos una barrera para nuestra pareja o para aquellas personas que puedan ser nuestra media naranja. Ceder espacio y tenerlo preparado para otros ya predispone la situación a que aparezca ese gran amor.

Por último, debemos crear un dormitorio acogedor. En el Feng Shui para el amor, el dormitorio es la estancia más importante. Lo principal es cerrar las puertas que comuniquen con habitaciones contiguas (si las tenéis), para que, en el momento de estar en el dormitorio, no se preste atención a lo que ocurra en otra estancia. Y, un dato curioso, cuanto más estrecha sea la cama, mejor, porque propicia la cercanía y el contacto con vuestra pareja.

Artículo de consultabuenavidente.es