Adivinación con monedas

Desde muy antiguo se han utilizado las monedas para adivinar el futuro o para tomar decisiones importantes.

Aparte de su indudable valor para comprar, también son necesarias en el sentido de que pueden ayudar al hombre a decidir cuestiones relevantes sobre su futuro.

Lo primero es elegir bien las monedas para realizar la adivinación con monedas. No importa el metal en el cual estén realizadas, su color, peso, o que sean de uso corriente, aunque son preferibles las antiguas. Pero si es importante que las guardemos en un sitio aparte y no se toquen nada mas que para este ritual.

A continuación, una vez elegidas, se deben limpiar de vibraciones negativas. Existen muchísimos rituales, desde frotarlas con hojas de laurel durante cinco días, a pasarlas bajo el grifo abierto durante tres minutos, para, a continuación, dejarlas secar a la luz del sol y exponerlas desde el mediodía hasta la caída del sol.

Como en todo ritual adivinatorio, es imprescindible una máxima quietud, sosiego, y ambiente de concentración para llevarlo a cabo.

Solo queda formular la pregunta -clara y precisa- en voz alta, y arrojar, según la consulta, una, dos, o tres monedas, y a continuación, interpretar la respuesta según estos resultados.
Si se tira una moneda para llevar a cabo la adivinación con monedas, según se ha interpretado siempre, la cara significa si y la cruz no.

monedas

Si son dos las monedas que se tiran para la adivinación con monedas, pueden salir tres resultados:

Si salen dos caras, es un si bastante rotundo (o resultado muy positivo).

Si salen una cara y una cruz, es que el resultado es tan poco preciso que ha de realizarse otra pregunta (o un resultado indiferente).

Si son dos cruces, es un resultado con un no bien rotundo (o resultado muy negativo).

Si finalmente son tres las monedas que se tiran, estas pueden ser las distintas interpretaciones:

Tres caras: es una tirada muy positiva, pero con una posibilidad de algún cambio imprevisto.

Dos caras: es una tirada de mucha fortuna. Es un si muy rotundo.

Una cara: Es un signo desfavorable, un no claro a la pregunta. Si no sale ninguna cara, es un signo de mala suerte, pero de muy poca duración. Es un no pero nada rotundo, con cambios imprevistos.

Otra manera muy fácil de realizar la adivinación por monedas, es la siguiente: buscamos una superficie plana y rígida donde colocar una tabla fabricada por nosotros, con tres círculos concéntricos donde en uno de ellos hayamos inscrito un SI, en otro un NO, y en otro QUIZA.

Se formula en voz alta una pregunta clara y precisa y tiramos una moneda al aire con la intención de que caiga sobre los círculos que hemos dibujado, y lo interpretamos según donde caiga dicha moneda.

Si esta cae tres veces consecutivas fuera de los limites del circulo es que hay que hacer otra pregunta, o formularla de forma mas clara, o bien dejar la consulta para un momento en que estemos mas concentrados.