Es normal que te preocupes por tus hijos, y más cuando está recién nacido, lo ves débil y muy dependiente de ti. Es así, y por eso nacieron hace siglos estos rituales de protección para tu bebé.

El ritual que os voy a explicar a continuación, me lo enseñaron mi ante pasados, por lo que es un ritual que se lleva haciendo durante siglos… y si se sigue haciendo es porque funciona.

Os lo recomiendo, ya que nunca viene mal hacer “algo más” por la protección de tus hijos, de tus bebes, de eso seres diminutos que te dan la vida.

 

Los materiales que vamos a utilizar para este ritual de protección para tu bebé/ hijo son los siguientes:

 

  • Incienso canela
  • un lazo de color rojo
  • un vaso de agua templado
  • música de ambiente
  • por último, una cruz de madera

 

Lo primero que debemos de hacer para realizar este ritual es dirigirnos a la habitación de nuestro bebé o la que en un futuro va a ser para nuestro hijo, por en la cama o cuna la cruz de madera con el lazo de color rojo atado a la cruz.

Una vez hayas colocado la cruz con el lazo atado, deberás quemar el incienso de canela, dejando que el aroma llene la habitación. Así conseguimos que todas las energías negativas se eliminen.

Coloca el vaso de agua templada en la mesita de noche cuando tu bebé se vaya a dormir y ponle la música de ambiente que sea relajante mientras lo acuestas.

Cuando ya lo hayas acostado podrás quitar la música, pero el vaso de agua templado deberá quedarse toda la noche en la mesita de noche.

A la mañana siguiente podrás retirar el vaso y limpiarlo. Con estos sencillos pasos tu bebé estará protegido.

Podrás repetir el ritual todas las veces que quieras.

Confía en la magia, lleva siglos con nosotros.